Mortifagos


Los mortífagos (en inglés: Death Eaters)son en las novelas de la serie Harry Potter, los seguidores de Lord Voldemort, quienes trabajan a sus ordenes para llevarlo al poder e instaurar asi un régimen que privilegia el status de sangre a la igualdad. Sus orígenes se remontan a los años en que Tom Riddle estudió en Hogwarts, momento en que se rodeo de fieles ladillos (la mayoría estudiantes de Slytherin), convirtiendose en su líder.



mortifagos.jpg
Mortifago enmascarado



Los seguidores de Voldemort siempre d eben llevar a cabo las misiones que él "su amo" les encarga: le deben obediencia ciega y deben anteponer su lealtad hacia él por encima de su propia familia. Como prueba de esta lealtad, todos ellos llevaban tatuada en el brazo izquierdo la Marca Tenebrosa, el símbolo de Lord Voldemort y además un medio que utilizaba para convocarlos.

Los mortífagos formaron el ejército de Lord Voldemort en la Primera Guerra, cuando intentaron tomar el poder de la comunidad mágica. Entre sus tareas se encontraban combatir contra el Ministerio de Magia y la Orden del Fénix además de llevar a cabo una guerra psicológica contra aquellos que se oponían a su causa atacando a sus familias. Tras unirse al grupo, se exigía una obediencia total hasta la muerte.

En 1981, Lord Voldemort intentó asesinar a Harry Potter (un bebé por aquel entonces) y falló, produciendo una merma en sus poderes y la pérdida de su cuerpo. Sin el amparo de su líder, muchos mortífagos negaron su lealtad hacia él para eludir la condena que los llevaría a la prisión de Azkaban. Años después, la organización volvería al ruedo con el retorno del Señor Tenebroso.


Nombre

El nombre original de este grupo de acólitos (Death Eaters) hacE referencia al objetivo principal de Lord Voldemort. En "Harry Potter y el cáliz de fuego" tuvo lugar una asamblea convocada por el Innombrable donde él lo declará: «Vosotros conocéis mi meta: conquistar la muerte». El sentido de Death Eaters remitiría, entonces, a la actitud del brujo tenebroso frente a la muerte, instancia que desea ser capaz de superar, abolir, «devorar». El estudioso David Colbert señaló que la invocación utilizada por Voldemort para reunir a sus huestes (Morsmordre) es una voz francesa que significa «morder la muerte», otro elemento que reforzaría la isotopía construida en torno al Señor Tenebroso.

Death Eater se traduciría al castellano, literalmente, como «devorador de muerte» pero dado que este término resultaría de difícil pronunciación y de dicción dudosa en castellano, los traductores optaron por acuñar un neologismo utilizando raíces léxicas grecolatinas. De esta manera utilizaron el sustantivo latino mors, mortismuerte») y los afijos -phăgus (latín) y -φάγος (griego) que significan «comer», «devorar».[4]

Originalmente, la autora había planeado nombrar a los miembros de esta organización como Caballeros de Walpurgis en referencia al famoso aquelarre,[5] pero cambió de opinión, decantándose por Death Eaters.

Historia

Los orígenes de esta organización se remontan a los últimos años de Tom Marvolo Riddle

más tarde conocido como Lord Voldemort– en Hogwarts, donde conoció a algunos magos como Avery que luego se convertirían en sus fieles seguidores.[5]

Hacia la década de 1970, el grupo ya estaba organizado por completo y se dedicaba a cumplir las órdenes de su amo, que incluían secuestros, espionaje, asesinato de opositores y de muggles o magos de «sangre impura». Esta etapa fue conocida como la Primera Guerra y durante esa época surgió una organización opositora, la Orden del Fénix liderada por Albus Dumbledore, para combatir a las legiones de Voldemort.

El grupo cesó sus actividades tras el famoso incidente ocurrido la noche de Halloween de 1981,[6] cuando Voldemort intentó exterminar a los Potter. Logró matar al matrimonio pero cayó al lanzarle su maldición asesina al bebé Harry Potter. Con la desaparición de su guía, algunos de los mortífagos siguieron oponiendo resistencia al Ministerio de Magia y a la Orden, pero fueron encarcelados en Azkaban. Otros, en cambio, negaron su participación voluntaria en los crímenes de la organización y eludieron las condenas.

En Harry Potter y el cáliz de fuego, Voldemort consiguió recuperar sus poderes y su cuerpo gracias a las intervenciones de Peter Pettigrew y Barty Crouch Jr., quien llevó a cabo el sabotaje del Torneo de los Tres Magos para capturar a Harry Potter. Voldemort convocó a sus seguidores para que se pusiesen a su servicio nuevamente y les cuestionó su falta de lealtad por no haber intentado encontrarlo en años, así como también el haber huido al ver la Marca tenebrosa en el Campeonato Mundial de Quidditch, donde los mortífagos hicieron estragos. Pese a que el escape de Harry puso en alerta a Dumbledore para reagrupar a la Orden, la postura del Ministerio fue negar el retorno del hechicero tenebroso alegando que no había evidencia y que sólo se trataban de rumores impulsados por Dumbledore para causar inestabilidad en la comunidad mágica.[7] Esta actitud benefició al lado oscuro dando luz verde para que Voldemort pudiese reclutar más fuerzas y que sus seguidores efectuasen sus actividades sin problemas. En enero de 1996 los mortífagos presos en Azkaban se fugaron y volvieron con su amo para ayudarlo en la búsqueda de la profecía oculta en el Departamento de Misterios.[8] Esto terminó en una encarnizada batalla a mitad de año donde se enfrentan las fuerzas de Voldemort, el Ejército de Dumbledore y la Orden del Fénix en el Ministerio de Magia. Con este evento, el ministro Cornelius Fudge admitió el retorno de las fuerzas opositoras y declaró el inicio de la Segunda Guerra.[9]

Al año siguiente, los miembros de esta organización invadieron Hogwarts ayudados por Draco Malfoy. En esta Primera Batalla en la escuela murió Albus Dumbledore, asesinado por Severus Snape.[10] En la última novela de la serie, (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte) Voldemort logró apoderarse del Ministerio y colocó a sus servidores estratégicamente para perseguir a los rebeldes y darle caza a Harry, Hermione y Ron que se encontraban en la búsqueda de los horrocruxes por toda Gran Bretaña. Finalmente ocurrió la Segunda Batalla de Hogwarts en 1998, donde Voldemort murió y sus sirvientes fueron derrotados.

Relación de los mortífagos y Lord Voldemort

Ideología

Se caracterizaban por una lealtad incondicional hacia el Innombrable (Lord Voldemort), pues hacían un juramento que funcionaba de por vida y se les imprimía un tatuaje en su brazo izquierdo conocido como Marca Tenebrosa. Esta relación asimétrica recuerda a los vínculos feudo-vasalláticos de la Edad Media en donde el sirviente le debía su fides al señor feudal.[11] [12]
Árbol genealógico de las principales familias de magos. Como Dumbledore y Sirius Black sostienen en los libros, casi todas están emparentadas y la pureza de sangre ya no es absoluta.

Los mortífagos perseguían la limpieza de sangre, aniquilando a aquellas familias mestizas, squibs o a magos de «sangre sucia» que de acuerdo a su código ético mancillaban la estirpe de los magos, aunque algunos como Albus Dumbledore o Rubeus Hagrid han sostenido que ya no existían familias cuya sangre estuviese completamente limpia.[13] [14] El aniquilamiento de los muggles, por otro lado, era más bien una diversión para este grupo.[nota 1]

No hay que olvidar que muchos mortífagos eran leales a Lord Voldemort sólo por miedo y/o respeto hacia éste. Rowling comentó que en el caso de Peter Pettigrew se ponía en evidencia el tipo de persona débil que era, siempre buscando a alguien que como Voldemort tuviera poder suficiente para protegerlo.[15] Por oposición, brujas como Bellatrix Lestrange le han obedecido por simple devoción. El respeto que muchos sentían era por admiración hacia los poderosos actos de magia negra que ha llevado a cabo su amo y además por el poder que les prometía.[16] El hecho de que su propio amo fuera un mago mestizo era algo que no parecían conocer sus seguidores, pero es posible que la condición de Voldemort como heredero de Salazar Slytherin compensase esa mancha aún cuando él mismo ejemplificaba lo que es el racismo.[17] [18]

Desde un punto de vista psicológico, hay que destacar que no todos los mortífagos darían su vida por la de su amo o su causa. Muchos de ellos actuaban más bien por las posibles represalias que podía tener el Señor Tenebroso para con ellos, pues era sabido por todos que la cólera de Lord Voldemort era nefasta, cruel y mortal. Esto quedó en claro en Las Reliquias de la Muerte con el comportamiento de los Malfoy hacia el brujo tenebroso. Además, Voldemort nunca había intentado reunir un grupo de amigos: él siempre se había valido de sí mismo para todo y no ha estimado a ningún ser más que a su serpiente Nagini.[19]

La correspondencias entre la orden de los mortífagos y movimientos como el nazismo han sido señaladas varias veces por la autora y diversos estudiosos.[15] [20] La escritora admitió que el mundo de la Segunda Guerra Mundial fue muy influyente en su escritura y en especial en la configuración de un villano que, como Hitler o Stalin estaba obsesionado con la idea del destino.[15] [21] Los mortífagos de Voldemort, así como los oficiales nazis y sus respectivas familias, reproducían y esparcían el prejuicio contra la otredad específica, un elemento que fue introducido en la saga en Harry Potter y la cámara secreta mediante el personaje de Lucius Malfoy. Además, muchos de ellos renegaron de su afiliación tras la primera caída de su amo como ocurrió con nazis los Juicios de Núremberg tras la Segunda Guerra Mundial.[22] En la última novela, el auge del poder del Innombrable se tradujo también en la dominación del organismo estatal y de los medios de comunicación, esparciendo una política adversa hacia los muggles y los no puros.
Tatuaje que tienen grabado los mortífagos al unirse a Lord Voldemort.

David Colbert agregó otras circunstancias cruciales que afectaron la escritura de Rowling influyendo en la confección de los villanos de la serie:
[…] dada la situación que en que se hallaba el mundo cuando Rowling concibió los libros –guerras genocidas en África y los Balcanes, guerra en Oriente Medio, una brecha cada vez mayor entre naciones ricas y pobres– es fácil ver como desarrolló la idea de Voldemort.[23]

La idea de riqueza también apareció adosada a los mortífagos aunque en forma menor. Las familias de mortífagos conocidas –los Malfoy, los Lestrange, los Black– tenían buenas posiciones económicas o directamente pertenecian a una aristocracia conservadora –caso de los Malfoy– que chocaba contra las posturas más liberales de familias de condición humilde como la Weasley, también de sangre pura. De este modo, parecería que los mortífagos se encontraban además opuestos a otros magos por pertenecer a familias ilustres y aristocráticas, lo que no significa que todas las familias adineradas adscribiesen a su ideología pero sí que se trataba de un fenómeno propio de un determinado sector.[24] [25]

La Marca Tenebrosa

Era una señal propia de los magos y sólo podía ser invocada con una varita.[26] La Marca a la que se aludía a lo largo de la saga puede referirse o bien al tatuaje que Voldemort le imprimía a sus vasallos en el brazo o también al signo que se disparaba hacia el cielo como señalización para marcar que en dicho lugar los mortífagos habían cometido un crimen, generalmente un homicidio.[27] Según Hermione Granger, esta marca aparece en el estudio Ascenso y caída de las artes tenebrosas que se cernía a los casos de alzamiento de magos oscuros.[27]

El símbolo consistía en una calavera de la cual emanaba una serpiente formando un nudo:
Durante una fracción de segundo, Harry creyó que aquello era otra formación de leprechauns. Luego comprendió que se trataba de una calavera de tamaño colosal, compuesta de lo que parecían ser estrellas de color esmeralda y con una lengua en forma de serpiente que le salía de la boca. Mientras miraban, la imagen se alzaba más y más, resplandeciendo en una bruma de humo verdoso, estampada en el cielo negro como si se tratara de una nueva constelación.[28]

Esa misma imagen constituía el tatuaje que portaban los seguidores de Voldemort. Con el regreso de éste, el tatuaje de cada mortífago se oscurecía y movía de una manera continua como si tuviera vida. Presionándolo, el brujo tenebroso podía convocar a sus fuerzas. Colbert señaló que la «marca tenebrosa es la versión de Voldemort acerca de la marca del Diablo, una noción de la Edad Media».[29] De acuerdo a esta idea, el Demonio colocaría una marca a sus seguidores, en especial a aquellos de los cuales sospecha. Ese signo variaría de tamaño y forma pero siempre estaría oculta en alguna parte del cuerpo donde fuese fácil de esconder.[29]

Indumentaria

En las novelas, los mortífagos poseían una vestimenta oficial que solían utilizar sólo cuando eran convocados por su amo o durante misiones que éste les encargaba. Vestían largas túnicas por lo general negras o capas del mismo color.[30] También llevaban máscaras con rendijas a través de las cuales se podían ver sus ojos.[31]

En las adaptaciones cinematográficas de las novelas, los mortífagos vistieron atuendos con sutiles diferencias. En Harry Potter y el cáliz de fuego, los mortífagos aparecieron en el Campeonato Mundial como figuras encapuchadas cuyos rostros están cubiertos por máscaras de cuero. Las capuchas poseían una terminación en punta muy similar a la vestimenta típica del Ku Klux Klan, sólo que de color negro.[32]

Para Harry Potter y la Orden del Fénix , la diseñadora de vestuario Jany Temime cambió sutilmente la indumentaria de los mortífagos. En vez de esas capuchas con terminación en punta ahora llevaban unas negras y azules que les caían sobre los hombros, dejando al descubierto unas máscaras metálicas de colores como el dorado, muchas de ellas similares a las máscaras utilizadas desde la Edad Media para los prisioneros de alto peligro.[33] [34] [35] La única excepción a estas reglas de vestuario fue la actriz Helena Bonham Carter, cuyo personaje, Bellatrix Lestrange, llevaba un vestido negro con corsé y ninguna máscara.[36]

Lista de Mortifagos




Los Carrow



Los Lestrange




Los Malfoy






Lucius y Draco Malfoy

Lucius Malfoy era miembro de una de las familias mágicas con mayor prestigio dada su pureza de sangre, cosa que Dumbledore ha puesto en duda así como ha cuestionado los prejuicios de los Malfoy frente a los supuestos "impuros".[13] El renombre de los Malfoy le permitió a Lucius tener gran influencia en la administración de Cornelius Fudge, realizando constantes donativos para el Hospital San Mungo o para el Ministerio.
Jason Isaacs interpreta a Lucius Malfoy.

A pesar de que Lucius era considerado uno de los mortífagos más importantes de su círculo, él nunca consiguió que su esposa Narcisa se uniera a la causa del lado oscuro.[19] Logró evadir la cadena perpetua en Azkaban tras la desaparición de Voldemort alegando que actuó bajo la influencia del maleficio Imperius. Lucius lideró el grupo que causó estragos en el Campeonato Mundial de Quidditch pero huyó cuando apareció la Marca Tenebrosa.[44] Voldemort le reprochó esta actitud acusándolo de cobardía y de no haberlo buscado durante su convalecencia, aunque Lucius alegó seguir siendo partidario de los ideales de los mortífagos y emprendió campañas en contra de Albus Dumbledore y Arthur Weasley durante la ausencia de su amo.[45] En La Orden del Fenix fue apresado tras el combate contra Remus Lupin y enviado a Azkaban.

Luego de ese fallido episodio, su familia cayó en desprestigio y se volvió objeto de burlas.[46] Por este fracaso, Voldemort decidió castigarlos introduciendo a Draco Malfoy, hijo de Lucius y Narcisa, a la orden de los mortífagos. En realidad, lo que el Innombrable hizo fue imponerle a Draco una tarea imposible de realizar (asesinar a Albus Dumbledore) amenazándolo con matar a su familia en caso de fallar.[47] Aunque Draco estaba infiltrado en Hogwarts y contaba con la supervisión de Severus Snape no pudo completar su misión ya que, como señalaron Dumbledore y Rowling, la diferencia entre imaginar y actuar es grande.[15] Las presiones sobre el adolescente se notaron durante todo su año escolar con sus constantes desapariciones y actividades sospechosas en la Sala de los Menesteres.

La situación de los Malfoy en el lado oscuro empeoró cuando Lucius fue liberado de Azkaban. El Innombrable tomó su casa como centro de operaciones, pero la incomodidad de Lucius frente a las órdenes de su amo se hizo evidente, especialmente cuando aquel lo despojó de su varita. A partir de allí, Lucius pasó de ser su mano derecha a un sirviente más. Al final de Las Reliquias de la Muerte, tanto él como su mujer, que no habían tenido participación en el sitio a Hogwarts, se dedicaron a buscar a su hijo atrapado en Hogwarts al saber que su vida corría peligro. Posteriormente lograron evadir un nuevo encarcelamiento esgrimiendo como argumento la intervención de Narcisa Malfoy en el Bosque Prohibido, en donde engañó a Voldemort diciendo que Harry Potter había muerto.[19]

Peter Pettigrew y Barty Crouch Jr. [editar]

Peter Pettigrew fue, durante su estadía en Hogwarts, miembro de los merodeadores, grupo en el cual fue conocido bajo el apodo de Colagusano. Pettigrew en realidad comenzó a trabajar para el Señor Tenebroso en algún momento no especificado entre la finalización de sus estudios y la muerte de los Potter, de la cual fue en parte responsable ya que los entregó a Voldemort. Con la caída de su amo, Peter huyó pero fue interceptado por Sirius Black, a quien hizo pasar por culpable de la masacre ocurrida en la calle donde se enfrentaron. Su escape en Harry Potter y el prisionero de Azkaban le permitió reencontrarse con su amo en Albania y tomar participación activa en el plan que propició su reencarnación.[48]
Barty Crouch Jr. es encarnado por David Tennant.

Para la concreción de dichas maquinaciones, Voldemort contó con la ayuda de otro mortífago: Barty Crouch Jr.. Hijo de un importante funcionario ministerial, Barty fue condenado por la tortura de los Longbottom aunque alegó inocencia. Con la ayuda de su madre logró fugarse de la prisión pero su padre lo capturó y lo mantuvo escondido en su casa por miedo a que el Ministerio se enterase y ese hecho afectara su carrera política. La reaparición de Voldemort asistido por Pettigrew modificó la vida de Barty, liberándolo de su padre y volviéndolo uno de los engranajes básicos en el plan para hacer que el Innombrable reencarnase.

Barty Crouch Jr. pasó la mayor parte de Harry Potter y el cáliz de fuego suplantando a Alastor Moody y actuando como espía en Hogwarts. De este modo consiguió sabotear el Torneo de los Tres Magos para poner a Harry Potter a merced de Voldemort, que tenía que usar su sangre en un ritual para reconstruir su cuerpo. En medio, asesinó a su padre que había descubierto su verdadera identidad.

Peter Pettigrew murió en Las Reliquias de la Muerte a consecuencia de la mano de plata que Voldemort le dio para reemplazar la que el sirviente había sacrificado en el rito de magia negra años antes. Como Pettigrew intentó ayudar a Harry, la maldición impuesta sobre la mano terminó ahogándole. Barty desapareció de la continuidad de las novelas en El cáliz de fuego, ya que tras ser apresado por Dumbledore, McGonagall y Snape, un dementor convocado por Cornelius Fudge lo atacó y le extirpó el alma.[49]

Los hermanos Carrow [editar]

Alecto Carrow era una mortífaga que estuvo presente durante las dos batallas de Hogwarts y que apareció junto con su hermano Amycus Carrow en El misterio del príncipe. En Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, los Carrow (tal y como se los llama en la novela) quedaron a cargo de algunas materias en el colegio Hogwarts dirigido por Severus Snape. Alecto se convirtió en la profesora de Estudios Muggles y sus clases consistían en dar "conferencias" al alumnado diciendo que los muggles eran como mascotas, y que los magos debían dominarlos. Su hermano, por otra parte se convirtió en el docente de Defensa contra las artes oscuras, materia que pasó a llamarse simplemente Artes oscuras. En ella, los alumnos aprendían magia negra y a cometer atrocidades.

Alecto era descrita como encorvada y de risa socarrona mientras que su hermano tenía ojos pequeños y también era jorobado. Ambos tenían un carácter agresivo y quedaron fuera de juego en un incidente en la torre de Ravenclaw. Alecto fue aturdida por Luna Lovegood y más tarde apresada por Minerva McGonagall mientras que su hermano fue atacado por Harry Potter tras escupir a McGonagall. Ésta última lo dominó con la maldición Imperius impidiendo que participaran en la batalla.

Snape mencionó en su conversación con Narcisa y Bellatrix que los Carrow no estuvieron entre los fieles aliados que prefirieron ir a Azkaban antes que negar su pasado en el lado oscuro, dando a entender que su lealtad no era tan fuerte.[50]

Fenrir Greyback [editar]

Fenrir Greyback era un mortífago y hombre lobo a las órdenes de Lord Voldemort. Fue quien mordió a Lupin cuando era niño por venganza hacia el padre de éste último, transmitiéndole la licantropía. De acuerdo a la descripción que hizo el propio Lupin, Greyback «es, quizás, el más salvaje de los hombres lobo que hoy viven. Él piensa que su misión en la vida es morder y contaminar a tanta gente como sea posible: desea crear tantos hombres lobo como para superar a los magos».[51]

Es el único mortífago que no tiene la Marca Tenebrosa en el brazo.[52] Durante el apogeo del segundo ascenso de Voldemort lideró a los Carroñeros, magos que se dedicaban a cazar a los sangre sucia y mestizos que huían de los juicios del Ministerio. Entre ellos capturó a Harry, Hermione y Ron en un bosque y los llevó a la mansión Malfoy en Wiltshire, reclamando a la chica como premio. En la Primera Batalla de Hogwarts atacó y mordió a Bill Weasley dejándole el rostro desfigurado y en la Segund
a hirió a Lavender Brown pero lo detuvo la profesora Sybill Trelawney.[53]

Igor Karkarov, Regulus Black y Severus Snape

Estos tres personajes tuvieron en común el haber cometido traición a sus votos como mortífagos.

Igor Karkarov (Игорь Каркаров) fue miembro de las fuerzas de Voldemort durante su primer apogeo en la década de 1970. Karkarov fue capturado por Alastor Moody y enjuiciado por sus crímenes pero le proporcionó al Ministerio los nombres de otros de sus compañeros que habían evadido las juntas revisoras de Barty Crouch. Por este hecho fue odiado tanto entre los mortífagos como entre el resto de los magos.

Cuando Igor fue liberado se convirtió en el director del instituto Durmstrang. En 1994 él y algunos alumnos de su colegio viajaron al Reino Unido para participar en el Torneo de los Tres Magos, pero ante el sabotaje que terminó con la inclusión de Harry Potter en la contienda, Karkarov amenazó con retirar a los suyos.[54] Sin embargo, a medida que avanzó el año lectivo, sus constantes encuentros con Snape delataron su inseguridad ante las señales del retorno de Voldemort. Hacia el final de Harry Potter y el cáliz de fuego se sabe que Karkarov ha huido ante la convocatoria que su antiguo amo hizo a los suyos. Finalmente fue asesinado por sus antiguos compañeros y hallado en una cabaña al el norte, la cual estaba señalada por la presencia de la Marca.[55] [nota 2]

Regulus Arcturus Black, por su lado, atentó directamente contra el poder de Voldemort. Regulus era el hermano menor de Sirius Black y miembro de una importante familia con ilustres personajes como Phineas Nigellus Black, director de Hogwarts. A diferencia de su hermano mayor, Regulus apoyaba los ideales familiares sobre la pureza de sangre y por tanto su unión a las fuerzas del Innombrable fue celebrada en su casa. Rowling comentó que él entró al círculo oscuro seducido por el poder pero que se dio cuenta de lo complicada que era su situación una vez dentro.[56]

La rebeldía del personaje contra su amo tuvo lugar cuando Voldemort pidió un elfo doméstico para un asunto privado y Regulus ofreció a Kreacher. El Innombrable utilizó al elfo en un experimento para poner a resguardo uno de sus horrocruxes (el relicario de Slytherin), lo que lastimó a la criatura. Por este maltrato, Regulus fue a la cueva donde estaba escondido el relicario y dejó uno falso con una nota dirigida a Voldemort pero murió allí tras encomendarle a Kreacher que destruyera el artefacto. Durante mucho tiempo se pensó que Regulus había sido asesinado por el propio Voldemort o por uno de sus hombres más cercanos, como lo señaló Lupin al decir que sólo duró unos pocos días después de renunciar al lado oscuro.[57]
El actor Alan Rickman le pone el cuerpo a Severus Snape.

Por último estaba Severus Snape, el mayor traidor a la causa de Voldemort ya que se convirtió en espía de Albus Dumbledore y actuó en contra de su ex amo durante años.

A través de los libros se vio un enfoque distinto acerca su lealtad, ya que por un lado la autora jugó con los gestos ambiguos y la personalidad oscura de Snape para construir una imagen sumergida en la constante incertidumbre. En Harry Potter y la piedra filosofal, el protagonista y sus amigos, gracias a la evidencia circunstancial, pensaron durante bastante tiempo que Snape estaba trabajando para Voldemort en la empresa de conseguir un antiguo objeto legendario. Algo similar ocurrió en El cáliz de fuego, ya que la confirmación del pasado de Snape como mortífago incentivó al trío a pensar que él estaba detrás del sabotaje al cáliz. En el capítulo 33 de Las Reliquias de la Muerte se confirmó que Severus estuvo del lado de Dumbledore desde antes de la primera caída del Señor Tenebroso; incluso el asesinato del director fue una instancia contemplada en los planes de Dumbledore. Snape decidió cambiar sus hábitos cuando supo que Voldemort estaba buscando a James y Lily Potter para matarlos a causa de la profecía que el propio Snape había escuchado. Ya que él estaba enamorado de Lily decidió intervenir para evitar el asesinato pero no lo logró. Sin embargo le juró al director de Hogwarts ayudarlo ante la inminente vuelta del Señor Tenebroso que se produciría en unos años y se convirtió en docente de Hogwarts.

Snape fue asesinado en la Casa de los gritos por Nagini, la serpiente de Voldemort,[58] ya que éste creía que aquel era el legítimo poseedor de la Varita de Sáuco pero esta ya había pasado a ser propiedad de Draco Malfoy y luego de Harry Potter. Los recuerdos que entregó a éste último aclaran los hechos acaecidos desde la infancia del personaje. Según J. K. Rowling, Snape era un personaje demasiado "complejo" como para ser calificado de héroe o no héroe a la ligera.[nota 3] Su tragedia, de acuerdo a la autora, fue amar pero no saber evolucionar a tiempo para conseguir el amor que buscaba.[19]


Otros mortífagos [editar]

El resto de los brujos que sirven a Voldemort a lo largo de la saga tuvieron apariciones más esporádicas que los anteriores. Entre ellos vale destacar a Walden Macnair, quien fue durante años el verdugo del Comité de Criaturas Peligrosas del Ministerio de Magia,[59] tomando participación en la ejecución del hipogrifo Buckbeack en El prisionero de Azkaban. Fue enviado por Voldemort como emisario ante los gigantes para convencerlos de que se unieran al bando tenebroso, y tuvo éxito. Volvió con su amo la noche en que éste se reencarnó en el cementerio y peleó en la Batalla del Departamento de Misterios. Fue liberado de Azkaban en Las Reliquias de la Muerte y Hagrid lo puso fuera de combate.

Avery, por su parte, fue el primer mortífago que cayó a los pies de Voldemort la noche de la reencarnación.[60] En su juventud era amigo de Snape al igual que Mulciber, cosa que Lily Potter desaprobaba. Avery no fue a Azkaban alegando que había actuado bajo el efecto de la maldición Imperius. Participó en la Batalla del Departamento de Misterios.[61]

Augustus Rookwood fue uno de los brujos infiltrados en el Ministerio. Trabajó en el Departamento de Misterios, pero tenía otras fuentes de información por todo el organismo, no todos ellos conscientes de que le estaban dando información al propio Voldemort. Rookwood fue denunciado por Igor Karkarov durante los juicios liderados por Bartemius Crouch al igual que otros nombres como Evan Rosier y Antonin Dolohov. De estos dos, el primero fue muerto en los 80 y el segundo fue uno de los cinco mortífagos que asesinaron a Gideon y Fabian Prewett, también torturador de muggles y oponentes de Voldemort durante la Primera Guerra. Dolohov fue apresado poco después que Karkarov pero escapó de Azkaban en la fuga aludida en La Orden del Fénix. Dolohov luchó en la Batalla del Departamento de Misterios (donde dejó a Hermione al borde de la muerte) y atacó al trío en un café mientras huían tras la boda de Willam(Bill) Weasley y Fleur Delacour. En ese episodio actuó junto a Thorfinn Rowle –el brujo grande y rubio que disparaba maleficios explosivos en la Primera Batalla de Hogwart–. Hermione petrificó a Dolohov y Harry aturdió a Rowle, luego le borraron su memoria. Ambos reaparecieron en la batalla final asesinado Dolohov a Remus Lupin y cayendo a manos de Filius Flitwick más tarde.[19]

Arnold Yaxley fue otro mortífago recurrente en los dos últimos volúmenes de la serie Harry Potter. Snape lo nombró entre los magos que evadieron la condena en Azkaban.[61] Presenció la muerte de Dumbledore y acompañó a Snape a la casa de los Malfoy para la reunión convocada por Voldemort. Luego reapareció en Las Reliquias de la Muerte trabajando en el Ministerio junto con Dolores Umbridge en un tribunal que revisa los casos de "sangre sucia". En la pelea final fue derribado por George Weasley y Lee Jordan.

El resto de los mortífagos, por lo general, sólo son conocidos por sus nombres o bien por sus apellidos. Entre estos figuran Crabbe –padre del estudiante Vicent Crabbe– y Goyle –padre de Gregory Goyle–, que participaron en los incidentes del Ministerio de Magia. Jugson luchó en la Batalla del Departamento de Misterios que tuvo lugar hacia junio de 1996 al igual que Nott –padre de Theodore Nott– que asistió al la reencarnación de Voldemort en junio de 1995. Gibbon fue el mortífago que invocó la Marca Tenebrosa en la invasión a Hogwarts y murió esa misma noche al recibir el impacto de la maldición Avada Kedavra que iba dirigido a Lupin. Selwyn era uno de los que participaron en la emboscada a la Orden en Privet Drive. Le prestó su varita a Lord Voldemort después de que la que éste tenía fuera destruida. Mulciber fue compañero de Severus Snape y se especializaba en la maldición Imperius y fue apresado poco antes del juicio de Karkarov. Luchó en la Batalla del Departamento de Misterios. Por último, Travers, también delatado por Karkarov era en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte el encargado de vigilar la cámara de los Lestrange en el Banco Gringotts.

Mortífagos en el cine [editar]

En las adaptaciones llevadas a cabo por Mike Newell y David Yates se han presentado por primera vez los mortífagos cinematográficos en forma oficial. Anteriormente, algunos personajes de este grupo ya habían aparecido pero no agrupados bajo el manto de Lord Voldemort.

En Harry Potter y el cáliz de fuego, Mike Newell introdujo al Lord Voldemort de carne y hueso interpretado por el actor británico Ralph Fiennes. El siniestro personaje convocó a su legión de seguidores entre los cuales se encontraban Lucius Malfoy, interpretado por Jason Isaacs, Colagusano, encarnado por Timothy Spall y Barty Crouch Jr., interpretado por David Tennant.[62] En Harry Potter y la Orden del Fénix se sumó a ellos la actriz Helena Bonham Carter para interpretar a la peligrosa asesina Bellatrix Lestrange.[63] En Harry Potter y el misterio del príncipe se sumarán nuevos mortífagos Amycus y Alecto Carrow y Fenrir Greyback, encarnados por Ralph Inneson, Suzanne Toase y Dave Legeno respectivamente. [64


Mortífagos
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
Artículo bueno
Mortífagos


Atuendo de mortífago visto en Harry Potter y el cáliz de fuego.
Primera aparición Harry Potter y el cáliz de fuego
Última aparición Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
Causa/razón Muerte de Lord Voldemort.
Creador(es) Ficción:
Lord Voldemort
Realidad:
J. K. Rowling
Información
Ocupación Servir a Lord Voldemort y luchar por la depuración de la sangre en la comunidad mágica.